La historia del vino, del Neolítico hasta la Antigua Roma

La historia del vino

El vino ha acompañado al ser humano desde casi los orígenes del Neolítico

El vino es una de las bebidas alcohólicas más antiguas de la historia de la humanidad. Es una bebida procedente del zumo de la uva que tras fermentar obtiene graduación alcohólica. La palabra vino procede del latín “vinum” y del griego “óinos”.

Las elaboraciones de bebidas a partir de las uvas ya se realizaban en torno al Neolítico. Y no es hasta la Edad de Bronce cuando se estima que se produjo el verdadero nacimiento del vino (antes, quizá, se había logrado de forma accidental).

El origen del vino está ligado al proceso de sedentarización del hombre y creció en cuanto esa costumbre se hizo cada vez mayor. Es fácil de suponer que el primer vino surgió de una fermentación accidental de granos de cultivo de una vid silvestre.

La primera “bodega” data del año 6.000 a. C.

La evidencia más antigua de la producción y consumo de vino es una vasija del año 5400 a. C., hallada en un poblado neolítico de los montes Zagros.

La vasija contenía un residuo rojizo, supuestamente vino. Aunque recientemente se ha encontrado la bodega más antigua conocida, que data del año 6.000 a. C. aproximadamente.

La historia del vino ha fluido paralelamente junto con la historia de la humanidad. Para muchos, el vino no es más que una bebida alcohólica fermentada a partir del zumo de la uva, pero lo cierto es que el vino es mucho más y sus orígenes se remontan a miles de años en el tiempo.

El vino impulsó la economía desde la Antigua Roma

El vino cumplió un papel importante durante la época del Imperio Romano, el uso de barricas para transportar y almacenar vino se extendió cada vez más. Y es así, casi de forma casual, como nacen las primeras bodegas. En las manos de los romanos, el vino se volvió democrático y estuvo disponible para todos. Desde el esclavo o campesino, hasta el aristócrata más importante.

La economía también se vio incrementada, a medida que los mercaderes romanos comerciaban con tribus nativas, como los germanos. Creando una ruta comercial de compraventa de vino en barricas de madera, que dio sus frutos desde la época romana, Edad Moderna y hasta la actualidad.

Muchas de las técnicas desarrolladas en la época romana, pueden encontrarse en la producción de vino actual. En definitiva, el vino es una fuente de riqueza que supone una clara ventaja competitiva para los poblados que poseen bodegas.

El comercio del vino cobró una mayor importancia en las próximas épocas, en donde surgió la figura del vinatero, las Denominaciones de Origen y los vinos con diferentes especificaciones técnicas como: tintos, espumosos y blancos.

Abrir chat
Hola
Estamos aquí para ayudarte. Escríbenos para cualquier consulta.